Liposomas y energía

Página web en construcción

e-mail de contacto: pgonzalez@transtechnics.com



Diapositiva3.jpg






7. Liposomas y energía

Resumen


Cualquier partícula, molécula o estructura tiene un orden, orden es energía, y también coherencia.

La transformación mediante un proceso simple y estandarizado de unas determinadas materias primas, mediante la administración de energía, en una estructura compleja, concretamente una nanoestructura de base fosfolipídica, muy ordenada y totalmente biodegradable, llamada liposoma, es un hecho viable.

Gestionar y transformar dicho proceso y estructura en una nueva forma de acumular, ahorrar o generar energía, de gran eficacia, versatilidad, rendimiento y rentabilidad, es posible y necesario teniendo en cuenta la situación energética, medioambiental, industrial y socioeconómica general actual... Ver ejemplo liberacion energía por los liposomas.

La membrana celular y también la liposomal se caracterizan por estar constituidas, básicamente, por moléculas fosfolipídicas, que implican un orden atómico determinado propio de la molécula, así como un orden funcional por su condición anfifílica. Estas moléculas al ser hidratadas se acoplan unas a otras dando lugar a una estructura molecular muy ordenada, cuya función es, a su vez, ordenar un espacio determinado, y, regular u ordenar los intercambios de información materia o energía entre dichos espacios, y que a través de ella se producen.

El hecho anterior nos muestra a dicha estructura como una expresión exponencial de orden, con una funcionalidad que la transforma en un orden que ordena, y que hace que todo el conjunto se transforme en un orden de ordenes, un superorden. (Ver: La interfase.).

Este orden definido y determinado por las interfases de las entidades formadoras de dicho ordenamiento, así como por la de la propia estructura, gracias a su número y condición, su acoplamiento, entrelazamiento e interacción, producen o determinan la aparición o generación de una interfase con una muy importante concentración de transparencia, de libertad o energía, hecho que la transforma en la interfase que posibilita y da lugar a la vida, a nuestra existencia, y que es la membrana celular. (Ver: El modelo biológico.)

En ella, además de sus entidades componentes, distintos fenómenos, fuerzas y situaciones fisicoquímicas y otras expresiones energéticas confluyen a la vez en dicha estructura; carga eléctrica, fuerzas hidro o lipofóbicas, e, hidro o lipofílicas, carga osmótica, fuerza iónica, energía térmica, etc..., dicha interacción, superposición o congregación de fuerzas, funciones y energías en dicho lugar, es una interacción de interacciones, y conlleva una acumulación de interfases, de transparencia, de energía potencial en dicha estructura que, acopladas y sumadas a las anteriomente mencionadas, hacen que en dicha interfase, la transparencia, la libertad, sea muy próxima a la total, es decir, a la no interposición, hecho que posibilita, facilita, o promueve, la interacción y el cambio de todo tipo y nivel, escondiendo en su esencia y condición una infinita capacidad creadora. (Ver: La transparencia.).

Es en el seno de esta interfase, de la membrana biológica, donde determinada por la gran cantidad de libertad, energía o transparencia se producirán las interacciones e intercambios que producen la gran diversidad y variedad que supone la existencia, y en la que se esconde el secreto de la creación en general, y de la creatividad que encierran las mismas. (Ver; Principios de la  naturaleza: introducción)

Este orden o energía puede cederse, acoplarse y transferirse a infinidad de estructuras, sistemas o entidades que, lo incorporarán, transformarán, y expresarán de distinta manera, dependiendo de las diferentes condiciones o características de su orden o coherencia, y de los distintos caminos de disipación o evolución implicados.

En los modelos biológicos o médicos, esta energía o coherencia de la estructura liposomal es capaz de cederse, acoplarse, o trasmitirse a otros entes órganos o sistemas, y a todos los niveles, desde el metabólico al cognitivo, expresándose en multitud de efectos y actividades beneficiosas o terapéuticas, como son su acción antiinflamatoria, antiespasmódica, regeneradora de tejidos, capacitadora de esperma, hasta la antivirásica, etc.

En este proceso de cesión o transmisión, y, de utilización o transformación, del orden o energía de la estructura, ésta es aprovechada por el ente u órgano receptor, que, a través de los distintos caminos de disipación  o vías de transformación posibles, la utilizará en corregir su desorden, o, la transformará en otro orden, en otra energía, que provocará o producirá un aumento en la coherencia general, en el orden del organismo, y, por ello, en la salud o bienestar del mismo.  (Ver: liposomas sin principio activo). 

 

El carácter muy primario del tipo de orden, libertad, transparencia o energía en ella incorporado o incluido, permite su cesión o transmisión a todo tipo de procesos o sistemas, que la incorporarán o transformarán sin problema alguno, y, por ello, esta energía puede ser cedida a, ó, utilizada en, procesos biológicos y no biológicos de todo tipo, pues, por expresarlo de forma más didáctica; su esencia y condición es común a toda entidad, y, por ello, su lenguaje es transmisible y entendible por todo tipo de entidades o existencias y, por ello, aprovechable por estas para cualquier aplicación o evolución. (Ver: aplicaciones industriales, ejemplos


Como he comentado anteriormente, la interfase resultante de la convergencia y el acoplamiento de tantas interfases, contiene un muy alto grado, nivel, calidad y cantidad de transparencia, condición que facilita la produción o sucesión de infinitud de interacciones, sucesos o fenómenos de todo tipo, y, que nos muestran o alumbran lo muy versatiles, polivalentes, y sofisticadas que pueden ser sus expresiones y aplicaciones. 

La estructura liposomal, como interfase, es un ejemplo y un modelo a seguir, en muchas disciplinas de la ciencia y la tecnología, en infinidad de procesos y para muchas aplicaciones.


Descripción

Mediante el proceso de producción, las materias primas constituyentes de la estructura, básicamente fosfolípidos y agua, al ordenarse, forman el liposoma.
El conjunto resultante adquiere así un nuevo estado y condición de nivel energético muy superior al de las moléculas formadoras aisladas estructuradas de manera amorfa.
La estructura formada, por su estabilidad, es capaz de almacenar esta energía u orden durante largos periodos de tiempo, para luego cederla o retornarla a través de alguno de los innumerables caminos de disipación o vías de transformación que para ella son posibles, y a los que muchos sitemas son acoplables.
 
Las características fisicoquímicas de los liposomas, los hacen aplicables a multitud de procesos y sistemas, a los que estas estructuras, en sus evoluciones, cederán o transmitirán el orden, coherencia o energía en ellas almacenada. Estos procesos, generalmente, además de en condiciones muy versátiles y variadas, se realizarán de forma muy eficaz y rentable.

Rendimiento

El rendimiento y comportamiento general del proceso y su resultado, está más cerca del propio de los procesos y sistemas biológicos, que a los de cualquier proceso o sistema tecnológico, mecánico, químico, electrónico,... desarrollado o procesado con otros métodos y medios.

La membrana celular y el liposoma, son un verdadero Demonio de Maxwell, y su rendimiento siempre supera las espectativas.

Desde su producción en todas sus fases, hasta la eficacia y polivalencia de sus aplicaciones e intervenciones, todos son procesos o transformaciones que resultan y expresan con gran eficiencia y rentabilidad.

Versatilidad

La versatilidad y eficacia de sus manifestaciones y expresiones, en sus   transformaciones y evoluciones puede deducirse de su analogía, físicoquímica, estructural, como funcional con la membrana celular de la mayoría de seres vivos.

Por su gran capacidad para facilitar la interacción o encuentro eficaz entre las fases, una gran cantidad de interacciones pueden tener lugar en ella, y por su gran flexibilidad y capacidad de adaptación estas interacciones pueden producirse en muy diversos medios y condiciones.


Posibilidades

La energía almacenada en los liposomas principalmente se podría recuperar, utilizar y gestionar desde dos puntos de vista y objetivos: uno sería en forma de ahorro de enegía, mediante la utilización de dicha tecnología en procesos con altas necesidades energéticas, directas o indirectas, y, el otro, sería como fuente o forma de producción de energías de distinto tipo, que en base a esta estructura se pueden desarrollar o evolucionar.

La síntesis química, la tintura de lana, la depuración de gases, las aplicaciones médicas, etc... formarían parte del primer objetivo.

La producción de diversos tipos, situaciones energéticas, o fuentes de energía, calórica, electrica, lumínica son algunas de las otras aplicaciones o evoluciones que dicha estructura puede tener y aportar, como la producción de gases, alcoholes, hidrocarburos, etc.

Las inmensas posibilidades de manifestación y expresión que vemos en los seres vivos, radica en procesos que se asientan o están estructurados y soportados por membranas, y, que, en consecuencia, son susceptibles de ser reproducidos, de una u otra forma, total o parcialmente, mediante el empleo de liposomas y los otros componentes necesarios para cada caso.

La célula es capaz de producir calor, electricidad, sintetizar moléculas,  moverse, transportar elementos,... hasta el pensamiento, la creatividad, y la reproducción misma, son acciones que se sostienen gracias a esta estructura base.

Las células, en sus evoluciones, gestionan todo tipo de partículas atómicas y subatómicas con gran facilidad y eficacia; hidrógeno, fósforo, litio, oxígeno, también los electrones, fotones, etc... son entidades "difíciles" y "comprometidas" de gestionar que la célula manipula sin problema alguno.

Fenómenos cuanticos son apreciables cuando uno, por ejemplo, encapsula en liposomas determinados elementos como el vanadato sódico... pues, en el producto resultante, cambios de color en diversos sentidos, de ida y vuelta, se producen sin motivo aparente, por causas por mi desconocidas.

Problemas como la isomería molecular, las interfases bioelectrónicas, etc... podrían encontrar la solución en esta tecnología o estructura.

Reproducir alguna de estas acciones es de gran interés económico, técnico, científico, medioambiental,... para la naturaleza y la sociedad en general.

Soluciones a problemas actualmente irresolubles, así como innovaciones de todo tipo, algunas impensables para nosotros en estos momentos, se encuentran escondidas u ocultas en dicha estructura. Hacerlas aflorar es solo cuestión de ingenio, creatividad y libertad. (Ver: aplicaciones industriales, ejemplos


Tecnología base

Todas las transformaciones, incluyendo su propia producción, se realizan con maquinaria e instrumental muy asequible y de manera muy eficaz.

La transformación de energía en liposomas se realiza, básicamente, mediante un simple, pero robusto, método de producción.
En él, unas materias primas de origen natural, básicamente fosfolípidos y agua, con la maquinaria o instrumentación necesaria para administrar la energía de forma adecuada y en la cantidad justa, mezcladas y combinadas según unas pautas o métodos, dan lugar a la formación de los mismos en las cantidades deseadas.

Productos

El resultado es un producto estable, fácilmente manipulable, transportable, no tóxico, totalmente ecológico y con una gran energía potencial.

Una de las características a favor de la viabilidad mercantil de dicho proyecto y proceso va unida a la de su versatilidad funcional, ya que, los mismos liposomas sirven o pueden servir para una gran cantidad de aplicaciones distintas.
Por ejemplo los liposomas que se usaron en la tintura de la lana también sirvieron e usaron en el blanqueo de papel, y podrían servir para la captación de CO2 y su posterior confinamiento, etc...


Conclusión

Transformar energía en una estructura, el liposoma, muy ordenada, capaz de almacenarla durante largos periodos de tiempo, para luego cederla de muy diversa y eficaz manera, es posible.

La cuantificación o valoración de la aportación energética total que dicho sistema tiene, debe incluir todos los factores o componentes implicados, especialmente los socioeconómicos y políticos.

Es de relevancia y muy significativo, que cuando se realiza una cuantificación y comparación entre los resultados obtenidos con diferentes sistemas, entre ellos el liposomal, pero con un mismo objetivo, cuando más factores se incluyen en la valoración final, más se amplía la diferencia a favor del liposoma.



Pedro González Enseñat.

Puerto de Andratx/Barcelona



e-mail de contacto: pgonzalez@transtechnics.com



Ver: Bibliografía científico técnica, Pedro González/Transtechnics


Principios de la naturaleza.

El fractal infinito


INDICE:




 Pedro González Enseñat

 Puerto de Andratx


e-mail de contacto: pgonzalez@enocsolutions.com


www.enocsolutions.com

0 TrackBacks

Listed below are links to blogs that reference this entry: Liposomas y energía.

TrackBack URL for this entry: http://www.infinitefractal.com/movabletype/mt-tb.cgi/30

Leave a comment

About this Archive

Find recent content on the main index or look in the archives to find all content.

Categories

  • Bioanálogos - liposomas
  • Conclusiones
  • El modelo biológico
  • El origen del universo y las leyes de la naturaleza
  • Epílogo
  • La interfase
  • La transparencia
  • Liposomas y energía
  • Liposomas, conclusiones
  • Principios de la naturaleza
  • Principios de la naturaleza: introducción
  • Trans und Bau
Powered by Movable Type 4.21-en