El modelo biológico

Página web en construcción

e-mail de contacto: pgonzalez@transtechnics.com
                        

Diapositiva38.jpg
Vida en la vida 2





5. El modelo biológico


Varios cientos de millones de años de evolución han hecho de las interfases biológicas, especialmente la membrana celular, un modelo de interfase muy evolucionado y sofisticado.

Su estructura, en diferentes versiones y evoluciones, posibilita y mantiene la entidad celular, dando lugar a estructuras o sistemas de base celular, que son los seres vivos, cuyas expresiones o habilidades, solas o combinadas, abarcan todo tipo de acciones o fenómenos y que van desde la producción de calor, electricidad, la síntesis química, el movimiento, hasta la posibilidad de pensar, aprender, amar, crear, etc...

Esta última función, junto con la reproducción o replicación, espontánea o voluntaria, son la expresión más elevada de lo que esta estructura puede albergar como modelo y ejemplo de interfase, de creación y de creatividad.

Desde la partícula precuántica más primaria, las partículas cuánticas, los átomos, las moléculas, las células, etc..., hasta el mundo de las ideas y los sueños todo tiene y necesita de un límite, de una interfase para ser o existir. (Ver: La interfase)

La membrana celular, como interfase, como lugar de interacción, concentra una muy importante cantidad de libertad o energía en su estructura que es la base de sus amplíismas posibilidades de expresión y su versatilidad así como de su gran eficacia. Esta concentración de libertad es debida al especial acoplamiento y entrelazamiento entre las características y condición de las entidades formadoras de la misma y su entorno, basicamente fosfolípidos y agua, que mediante su interacción y ordenamiento determinan la formación de una bicapa fosfolipídica, de una interfase, de una estructura cuya condición produce la compartimentación, división, ordenamiento y subordenamiento del espacio o medio, así como la acumulación de una gran cantidad de libertad, de energía, en su condición. (Ver: Liposomas y energía.)

Además, como todas las entidades o existencias, la membrana celular y otras estructuras análogas a ella son un claro ejemplo del hecho de que toda interacción también es interfase, es decir, toda entidad es fruto de la interacción, y, al incorporar la transparencia, la libertad, también es interfase y en ella se puede producir o confinar la interacción. Esta libertad proveniene de su propia interfase como ente o sistema, y, del acoplamiento entre las interfases de sus componentes o de la entidades que lo forman en todos los niveles y que le confieren una condición "prima".

Como he comentado en los capítulos anteriores, ( Ver: Principios de la naturaleza) la membrana celular, por su condición "prima", incorpora y expresa al más alto nivel la esencia y condición de la interfase, de la transparencia, la gran cantidad de libertad en ella contenida le confiere a dicha estructura una muy importante, versatil y eficaz capacidad y posibilidad de interacción y, por ello, una enorme capacidad creativa, hecho que se demuestra en la diversidad de especies así como de los atributos y características propias de los seres vivos. Esta libertad tiene esta magnitud tan importante pues deriva o es la misma que la que determina la posibilidad o no de la existencia.

Este hecho es todavía más evidente si lo comparamos con la propia de expresiones de otras interfases o sistemas no biológicos en los que no se concentra tanta libertad y, por ello, las interacciones son menos versátiles y eficaces así como también lo es "su creatividad",... (Ver: Liposomas y energía ). (Ver: Aplicaciones industriales de los liposomas, ejemplos).

La gran cantidad de libertad o energía contenida en la membrana celular, debida a su especial ordenamiento y características fisicoquímicas, la hacen capaz de confinar y concentrar un gran número de interacciones, reacciones u otros sucesos que se ven facilitados por dicha libertad o no interferencia que, como hemos visto anteriormente, le confieren una enorme capacidad adaptativa, evolutiva y también creativa.

Un gran número y diversidad de procesos, fenómenos o sucesos de todo tipo y escala pueden tener lugar en su estructura de forma simultánea, con gran facilidad y un muy alto rendimiento. Acoplados o independientes, estos suceden y expresan a todos los niveles, cuántico, atómico, molecular,... interacciones de todo tipo que evolucionan trasladándose y transformándose en acciones y fenómenos de muy diverso tipo y dimensión como respirar, caminar, sentir, hablar, pensar, ....

Muchas reacciones o interacciones que en ella se producen con gran facilidad y eficacia, son dificilmente reproducibles, si no imposibles de reproducir, cuando éstas tienen lugar o se realizan por otros medios o  sistemas de confinamiento que no sean la membrana celular o sus análogos, como por ejemplo serían los reactores convencionales de síntesis. Las diferencias en el rendimiento general de los procesos, las necesidades energéticas de los mismos y otros factores como la calidad o condición del producto final, entre los procesos confinados o que tienen lugar en la membrana celular y los producidos por otros medios o sistemas son muy evidentes e importantes a favor de dicha estructura biológica en la gran mayoría de casos.  (Ver: Aplicaciones industriales, ejemplos).


La gran cantidad de libertad u orden contenido en la estructura de la membrana celular o sus análogos es capaz de ser utilizada o transferida a multitud de sistemas, procesos o entidades que la incorporarán o asimilarán gracias a la enorme cantidad de caminos de disipación o transformación que dicha estructura tiene y que se expresa en infinidad de acciones, reacciones, formas y fenómenos de todo tipo que en ella tienen lugar y que nos muestran las enormes posibilidades de sus aplicaciones. (Ver: Liposomas y energía )

La membrana celular y otras estructuras análogas a ella son entidades con una energía potencial muy grande, impensable dada su magnitud y condición.

La polivalencia, versatilidad y eficacia de dicha estructura supera los límites de la biología clásica y se adentran en el terreno de los conceptos y las disciplinas científicas y técnicas más evolucionadas y sofisticadas de la física, la química,....

En su interior se pueden encontrar o reproducir "algunos" de los fenómenos que los astrónomos, físicos, filósofos buscan en el firmamento, en los agujeros negros, así como en los aceleradores de partículas,.... La esencia y condición de la entidad en ella contenida es la misma que la buscada por estos colectivos, y es la inmensidad de la esencia y condición de la misma la que permite la posibilidad de sus existencias y su comprensión.

Esta libertad en ella contenida, entre otras, nos permite la posibilidad de entender, reproducir y pensar en la génesis y funcionamiento de todo el universo en base a ella. Es la misma libertad que soporta toda la existencia, es una expresión o porción de la misma energía oscura que soporta y por la que fluye el universo o la existencia.

El esfuerzo evolutivo de cientos de millones de años hecho por la naturaleza significa una ingente cantidad de energía invertida en su desarrollo y optimización, hecho que, en parte, explica su enorme rendimiento y versatilidad transformándola en un verdadero demonio de Maxwell.


Ampliando lo anteriormente dicho, la enorme cantidad de libertad o energía acumulada en la membrana celular y sus analogos es debida al gran número de interfases e interacciones, de entidades de distinto tipo y nivel tanto estructurales como funcionales, que en ella confluyen, convergen y acoplan dando lugar a un sistema que actua como una unidad con la "misma condición" que un número primo. 
La sincronización, acoplamiento, estructuración y ordenamiento de todas las interfases de las entidades implicadas en el sistema, junto a las de las interacciones o interferencias existentes entre ellas, provoca la formación de un espacio ideal de convergencia y comunión de libertades o de energías en una sola, donde localizar, concentrar y confinar las interacciones, sucesos, o fenómenos más dispares con una gran eficacia y muy alto rendimiento. 

Sus características, condiciones y expresiones en todas sus formas y amplitud son un ejemplo de la interdisciplinariedad, polivalencia y eficacia de dicha estructura, y, la transforman en un modelo a conocer, a seguir e imitar tanto para la ciencia teórica como para el desarrollo tecnológico general.

Para mostrar la importancia de esta estructura de una manera muy gráfica, hay que remarcar que, excepto la parte inorgánica o mineral de la naturaleza, el resto de seres, fenómenos y entidades de "nuestro mundo" están o han sido soportados por dicha estructura, la membrana celular o por estructuras análogas a ella.

Por su condición de sistema complejo permeable y de metaestable, como la de toda existencia, son la composición y estructuración de las entidades formadoras y el medio hasta sus últimas consecuencias las que determinarán la condición, características y comportamiento de dicha entidad, sus estrategias y evoluciones.

De la interacción y el necesario e imparable flujo entre los entes separados por la membrana celular se produce la evolución de todo el conjunto que como resultado produce la transformación de todos los entes implicados, de todo el sistema. 

Es el flujo de energía entre las partes el que mantiene y estabiliza el sistema permitiendo su existencia, el cambio y provocando su evolución.

Los nuevos entes surgidos, las nuevas situaciones, aseguran y llevan la continuidad de las primeras y, como estos, de nuevo interaccionarán entre si emergiendo otros nuevos, y así sucesivamente en la imparable evolución biológica que transforma la interacción y el flujo entre fases en vida, en la biología, al igual que lo hace en tiempo en la física, y en números en la matemática.

Nuestra vida también es interacción e interfase, sucede y es, llena de transparencia y libertad.

Es en la imposibilidad de la no interacción, de la no interferencia, en la libertad contenida en la interfase, en la libertad como determinismo, donde se esconde el verdadero motor del cambio y la existencia.

La verdad, dirección, objetivo, o norma que determina toda la evolución es la libertad, es la obigación de la libertad, es el "determinismo paradójico" que partiendo de la transparencia, de la libertad, genera y gestiona la existencia imponiendo la libertad como obligación o verdad. (Ver: Determinismo, paradoja, determinismo paradójico).


Por todo ello, el conocimiento en profundidad de esta estructura y sus variables así como el desarrollo de estructuras análogas como son los liposomas adquiere un gran interés como modelo y herramienta para la investigación y evolución ciéntífica, tecnológica e industrial, así como para el conocimiento y pensamiento en general.

La gran variedad de interacciones y procesos que estas estructuras pueden confinar, superan los límites de la biologia y lo "normal".


Pedro González Enseñat

Puerto de Andratx


Para seguir profundizando en la explicación, ver: Bioanálogos - liposomas.




Principios de la naturaleza.

El fractal infinito


INDICE:




 Pedro González Enseñat

 Puerto de Andratx


e-mail de contacto: pgonzalez@enocsolutions.com

www.enocsolutions.com


0 TrackBacks

Listed below are links to blogs that reference this entry: El modelo biológico.

TrackBack URL for this entry: http://www.infinitefractal.com/movabletype/mt-tb.cgi/28

Leave a comment

About this Archive

Find recent content on the main index or look in the archives to find all content.

Categories

  • Bioanálogos - liposomas
  • Conclusiones
  • El modelo biológico
  • El origen del universo y las leyes de la naturaleza
  • Epílogo
  • La interfase
  • La transparencia
  • Liposomas y energía
  • Liposomas, conclusiones
  • Principios de la naturaleza
  • Principios de la naturaleza: introducción
  • Trans und Bau
Powered by Movable Type 4.21-en