Liposomas sin principio activo


Página web en construcción



e-mail de contacto: pgonzalez@transtechnics.com
01-003.jpg

Números en los números 2




Liposomas sin principio activo

Ejemplos prácticos, posibilidades terapéuticas

Introducción:




Si bien es verdad que ya teoricamente era fácil de prever que las estructuras liposomales como entidad podían o deberían tener una actividad o acción en determinados sistemas o modelos, era inesperable que estos fueran tantos y tan intensos. Debo reconocer que una parte de estos se produjeron de forma eurística al utilizar la suspensión liposomal sin principio activo como control negativo en múltiples experimentos y pruebas de laboratorio.

En ellas, se pudo comprobar como el liposoma, la estructura "per se", la membrana o interfase, sin principio activo clásico, por su capacidad de interacción con los diferentes componentes, estructuras, y sistemas de los seres vivos, muestra infinidad de acciones y efectos que pueden ser utilizados en diferentes procesos con muy distintas finalidades, entre ellas, algunas de carácter o con finalidad terapéutica relevante.


Estas actividades o efectos expresan los mecanismos de acción más sutiles, así como las estrategias, pautas y posibilidades de aplicación más avanzadas y sofisticadas, siendo todas ellas fruto de su entidad y estructura, de su esencia y condición.


El liposoma por su estructura y composición, análoga por no decir idéntica a las estructuras biológicas, es totalmente biocompatible, biomimetizable y bioasimilable, por lo que, "a priori" y  tanto desde un punto vista estructural como funcional, es decir, tanto desde su estructura en bicapa como hasta el último metabolito de sus componentes, éste y estos  pueden tener una actividad o utilidad beneficiosa en el desarrollo o evolución de una lesión o patología.

Como entes aislados y/o por su estructura en bicapa, como la membrana celular, los liposomas son capaces de interaccionar con otros entes, células, virus, bacterias, moléculas, iones, y otras estructuras, etc., resultando con frecuencia un efecto o una actividad fruto de dicha interacción o interferencia.


La membrana liposomal, a modo de señuelo, realiza un efecto de absorción o adsorción y dilución de determinados procesos o agresiones, neutralizando o atenunando parte de dichas agresiones, disminuyendo así la intensidad de las mismas sobre las membranas de las células del organismo y, con ello, la intensidad de la lesión o patología. Esta agresión absorbida por el liposoma es así parcialmente bloqueada y neutralizada y, al ser el liposoma una estructura circulante, el proceso o agresión, generalmente de ámbito local, es diluido en un todo de mucho mayor tamaño, todo el organismo, donde ésta carece o pierde parte de su relevancia.


Esta posibilidad de interacción y absorción o adsorción de los liposomas se traduce en un efecto quelante de muchas moléculas e iones, hecho que se  expresa en un efecto bloqueador y neutralizador de los mismos y en una actividad terápéutica muy eficaz.


Estas actividades o efectos se producen por la capacidad de absorción o adsorción y bloqueo, neutralización o interferencia, movilización, dispersión y dilución en el tiempo y en el espacio por parte de los liposomas de las noxas o entidades causantes de la patología o la intoxicación como, por ejemplo, en la intoxicación por hierro, mercurio, plomo, también en los cuadros metabólicos tóxicos derivados de insuficiencias renales, hepáticas, etc.,  así como en otras patologías donde la acumulación o el exceso de neurotransmisores u otras moléculas forma parte de la patogenia de la misma. Los liposomas junto a los tóxicos por ellos absobidos serán posteriormente eliminados principalmente por vía hepatobiliar.


El efecto reparador/regenerador de membranas, es otra actividad propia de todos los liposomas y sinérgica de casi todas las patologías, pues casi todas las enfermedades se producen o van acompañadas por lesiones en las membranas de las células de los tejidos u órganos enfermos.


La admnistración de liposomas significa la administración de interfase, de libertad de interacción, de oreden o energía, (ver capitulos anteriores; Principios de la naturaleza: introducción), de posibilidad de interacción entre moléculas y con las células, hecho que siempre conlleva y provoca una activación o aumento de la actividad metabólica celular, acompañada de un aumento en la cantidad y el consumo de energía, ATP, O2, etc., y que es de gran ayuda en los procesos de reparación o sanación de muchas enfermedades o patologías.


El aumento de la actividad celular reflejado en un aumento del consumo de ATP por parte de todas las células estudiadas por nosotros, incluso también la estimulación del crecimiento bacteriano, producido por la administración de liposomas vacíos, sea posiblemente una de las actividades o efectos de los mismos que, junto a las aportaciones farmacocinéticas o farmacodinámicas, potencian en mayor medida la actividad de los principios activos cuando estos son administrados en forma liposomal.

Es sabido que muchos moléculas o medicamentos son más eficaces cuando la célula está en actividad que en reposo, un claro ejemplo de ello es el caso de los antibióticos y las bacterias, ya que éstas, en estado "latente", dificilmente son influenciadas o afectadas por estos. La mejora de la actividad de los antibióticos utilizados para combatir el bacilo tuberculoso es un claro ejemplo del interés de este mecanismo.





Diapositiva59.jpg



Diapositiva60.jpg



Diapositiva61.jpg



Diapositiva62.jpg



Diapositiva63.jpg




Diapositiva65.jpg




Diapositiva64.jpg




Diapositiva66.jpg


 



Diapositiva38.jpg





Diapositiva39.jpg




En los resultados de los ejemplos expuestos anteriormente podemos apreciar y deducir las posibles aplicaciones o indicaciones que dicha estructura "per se" puede tener o aportar.


Estas acciones o actividades, de alguna u otra forma, en mayor o menor medida, también se producen o son aportadas por los liposomas cuando estos se utilizan como vectores o transportadores de los diferentes principios activos, sumándose estos efectos a la acción terapéutica de los mismos.


Por todo ello, y al contrario que la mayoría de excipientes propios de la medicina, la cosmética, o la dietética, en las que se utilizan productos que, como mucho, no son tóxicos, el liposoma, visto como excipiente, no solo no es tóxico sino que por su estructura y composición puede tener una acción beneficiosa para el organismo complementaria o sinérgica a la del principio activo.


Esta aportación beneficiosa del liposoma, como ya hemos comentado anteriormente, se puede realizar tanto a nivel estructural como funcional dentro del sistema u organismo.

En muchos casos, dependiendo de la composición del liposoma, el fosfolípido, por sus características y condición, además del papel estructural que asume como componente de la membrana liposomal también posee o adquiere una actividad funcional, generalmente sinérgica a la actividad del principio activo encapsulado en el sentido de colaborar o potenciar, de forma positiva y directa, en la curación o mejora de una determinada patología. 

Por ejemplo, es conocido el efecto beneficioso, protector y terapéutico que tiene la fosfatidilcolina sobre diversos órganos, procesos y patologías como, por ejemplo, en patologías hepáticas, neurológicas, vasculares, dermatológicas, etc.

Entre éstas destaca, por su importancia, el sistema nervioso central y algunas de sus patologías como son los procesos degenerativos, el propio envejecimiento y enfermedades como la arterioesclerosis, la enfermedad de Alzheimer, diskinesias, ataxias, alcoholismo, etc. (Ver informe FDA.)


La fosfatidilcolina es el componente principal de las membranas liposomales y celulares y, además de intervenir como reservorio de acetilcolina, también posee propiedades antioxidantes en genral o antiseborréicas en la piel.


El ser humano no tiene la facultad de poder sintetizar fosfatidilcolina, por lo que, en su totalidad, procede de la ingesta de la misma a través de la dieta.

En muchas patologías, así como durante el envejecimiento o por cuestiones dietéticas, directa o indirectamente la membrana celular se ve afectada o alterada por un deficit de fosfatidilcolina, pudiendo producirse alteraciones o procesos de miuy dierso tipo como producto de dicho déficit.



Otro ejemplo del efecto beneficioso de dicha composición lipídica, es la actividad antiseborreica de la fosfatidilcolina, especialmente del ácido linoleico en ella contenido, y que potencia de forma relevante a los principios activos destinados a tratar patologías donde el deficit de éste forma parte o afecta a la patogenia o evolución de la mismas. Esto es así en el caso de los productos destinados al tratamiento del acné, de la dermatitis seborreica, la calvicie, algunas formas de dermatitis atópica, lipolíticos, etc.



Sobre la transmisión de energía o coherencia


Una de las características que define la estructura liposomal es la gran cantidad de orden o energía que ella implica, significa y contiene.

Debido a sus características fisicoquímicas, este orden o energía es capaz de ser cedido al organismo para ser aprovechado en la resolución de problemas o enfermedades, de una forma directa o indirecta, a través de los múltiples caminos de disipación que la misma tiene.

Desde la estructura en bicapa hasta la última molécula fruto de su metabolismo, todos los estados, componentes y evoluciones de la estructura liposomal son acoplables y utilizables por el organismo.


Este punto de vista termodinámico de la estructura y la biología nos facilita el entendimiento y la comprensión de la amplitud de sus posibilidades, asi como la magnitud y la importancia de las aportaciones beneficiosas que el liposoma tiene y podemos aprovechar.


Todos los resultados o experiencias expuestos han sido realizadas o promovidas por Transtechnics.S.L (Enoc Solutions, S.L.). Algunas de ellas han sido publicadas y otras no.

De ser de su interes, Transtechnics dispone de muchos más resultados fruto de más de 30 años de experiencia que pone a su disposición bajo acuerdo.



Ver: Bibliografía científico técnica, Pedro González/Transtechnics





Principios de la naturaleza.

El fractal infinito


INDICE:




 Pedro González Enseñat

 Puerto de Andratx



e-mail de contacto: pgonzalez@enocsolutions.com

www.enocsolutions.com




0 TrackBacks

Listed below are links to blogs that reference this entry: Liposomas sin principio activo.

TrackBack URL for this entry: http://www.infinitefractal.com/movabletype/mt-tb.cgi/60

Leave a comment

About this Archive

Find recent content on the main index or look in the archives to find all content.

Categories

  • Bioanálogos - liposomas
  • Conclusiones
  • El modelo biológico
  • El origen del universo y las leyes de la naturaleza
  • Epílogo
  • La interfase
  • La transparencia
  • Liposomas y energía
  • Liposomas, conclusiones
  • Principios de la naturaleza
  • Principios de la naturaleza: introducción
  • Trans und Bau
Powered by Movable Type 4.21-en